viernes, 8 de abril de 2016

AROS DE CEBOLLA CRUJIENTES / CRISPY BAKED ONION RINGS








Reconozco que he tardado en que nos llevemos bien, te recuerdo haciendo llorar a mi madre y solo ese simple hecho no ayudaba nada a nuestra relación. Eras una más en la familia no había día en el que estuvieses en nuestra mesa.
No entendía tu afan de protagonismo, si comíamos una ensalada allí estabas tú,  por encima del  tomate y la lechuga. Nos acompañabas a nuestras meriendas en el río agazapada entre la tortilla esperando a que fuera yo la que te encontrase. La insistencía de mamá porque te aceptara con nosotros, cada vez iba a más, como las pocas ganas de tenerte cerca.

Un día vino tu hermana pequeña, la cebolleta, muy fresca piel suave y tierna, vino con fuerza y se instaló al lado de papá cortada en trocitos, que eran mordidos con todo el cariño como si de un pan crujiente se tratase.

Esa fue la gota que colmó el vaso, ya no tenía que luchar solo contra ti ahora tenías refuerzos y me sentía cansada.

Cuando tuve la oportunidad me marché de casa y allí os dejé ya no estaríais más en mi vida. Cuando iba a algún sitio a comer dejaba muy claro mi enemistad contigo, no te quería en mis ensaladas, hamburguesas, tortillas... solomente te aceptaba en algún guiso cuando muy lista te escondías sin que apenas se notase.

Qué ilusa fui, no te habías dado por vencida, esperabas a que llegara tu venganza, que vino en forma de novio al que le caías muy bien. 











No te gusta la cebolla, me dijo el primer día que me invitó a cenar en su casa, pero no hay ensalada sin cebolla, añadió muy convencido . Podía verte como te reías tapada por tus innumerables capas. Sabías que habías vencido...


Esta historia es inventada y cualquier coincidencia con la realidad es pura coincidencia.




No sé si os gusta la cebolla o no pero esta receta os aseguro que al peor de sus enemigos se los ganará.  quedan muy crujientes. Hacer bastantes porque habrá tortas.



Vamos con la receta 



_ Una cebolla grande.
_ Dos vasos de leche semidesnatada.
_ Dos cucharadas de zumo de limón.
_ Harina integral.
_ Panko.
_ Pimienta.
_ Perejil.
_ Sal. 



1º Echamos la leche en un bol y añadimos las dos cucharadas de zumo de limón, removemos y dejamos a temperatura ambiente.

2º Pelamos la cebolla y la cortamos en aros. Los echamos a la mezcla anterior y tapamos con plástico. Mantenemos en la nevera durante dos o tres horas, yo lo deje poco tiempo y el resultado también fue bueno.

3º Si no encontramos el panko ( pan rallado japones de miga larga) lo podemos preparar casero, molemos dos rebanadas de pan de molde, no mucho. 

Calentamos el horno a 100ºC y extendemos el pan en una bandeja de horno con papel sulfurado. Mantenemos el pan dentro durante el tiempo suficiente como para que se seque, pero no se tueste.


4º En un recipiente batimos los huevos, en otro mezclamos la harina con las especies y la sal, al gusto.

5º Sacamos los aros de cebolla y los pasamos por la harina, después por huevo y por último en el panko.


6º Precalentamos el horno a 200ºC y ponemos los aros de cebolla en la bandeja 15 minutos por cada lado. 


7º Nos los comeremos solos o acompañados de una salsa barbacoa. 


Parecen muchos pasos pero son muy sencillos de hacer. 


GRACIAS POR VENIR

Stm



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tus impresiones así sabré que estas ahí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...